CHARLES HILTON BROWN: Owed to Myself

CHARLES HILTON BROWN: Owed to Myself (Ampex Records, 1974)

 

 

¿Quién es Charles Hilton Brown? ¿Alguna vez existió? ¿Es un nombre real? Muchas
preguntas afloran cuando uno se enfrenta a Owed To Myself, un disco que salió sin
casi dejar rastro y del que no existen registros de giras ni de conciertos. Solo una
biografía escueta y supuestamente certera es la que aparece en la reedición en CD
que Schema Records publicó en el año 2000. Sigue leyendo

Anuncios

BOBBY BOYD CONGRESS: Bobby Boyd Congress

BOBBY BOYD CONGRESS: Bobby Boyd Congress (Okapi, 197I)

 

 

Francia siempre fue un hervidero de los sonidos más calientes, con un público totaltamente receptivo, que estaba acostumbrado a acoger con los brazos abiertos a
leyendas americanas menospreciadas en su país de origen. Ya desde los tiempos del
jazz, en los años posteriores al fin de la segunda guerra mundial, muchos artistas se
exiliaron en París huyendo de la miseria y el anonimato con el que tenían que lidiar
en América. Dexter Gordon, Boden Powell o Kenny Clarke fueron claros ejemplos de
esta diáspora. Sigue leyendo

BILLY PRESTON: Encouraging Words

BILLY PRESTON: Encouraging Words (Apple, 1970)

 

 

El ambiente que reinaba en los últimos días de los Beatles, cuando Billy Preston se
unió al grupo, era realmente asfixiante. Estaban empezando la grabación del disco
Let It Be. John Lennon estaba pasado de vueltas, cabreado, desmotivado y brutalmente cínico. Paul McCartney intentaba tirar del carro a base de tiranía. George estaba cansado y oprimido por el torniquete emocional al que le sometían Paul y John y Ringo pasaba de todo, devastado por la actitud de sus compañeros. Sigue leyendo

WILLIE HUTCH: The Mack

WILLIE HUTCH: The Mack (Motown, 1973)

En uno de los primeros diálogos de The Mack, el viejo chulo le dice al joven aspirante:
“Recuerda siempre eso, un chulo es tan bueno como lo sea su producto, y su producto
son las mujeres. Tienes que salir a la calle y encontrar los mejores ejemplares que
seas capaz. Y nunca olvides que cualquiera puede controlar el cuerpo de una mujer,
pero la clave está en controlar su mente”. Sigue leyendo