THE CHAMBERS BROTHERS: The Time Has Come

THE CHAMBERS BROTHERS: The Time Has Come (Columbia, 1967)

Lester, uno de los hermanos Chambers, explicaba en una entrevista una anécdota
bastante clarificadora sobre como los sellos manipulaban a sus artistas sin ningún
tipo de reparo. Los Chambers eran demasiado hippies, salvajes y libres para congeniar con los capitostes del sello. Su extraña mezcla de folk, gospel y soul tampoco acababa de gustar a Clive Davies, el presidente de Columbia, que en un momento dado les llegó a insinuar que vendieran a algún grupo blanco del sello el que tenía que ser uno de sus primeros singles. Y aunque se vieron absolutamente menospreciados por su propia casa decidieron no tirar la toalla.

Su productor, David Robinson, se los llevó lejos del foco de atención y les grabó «Time Has Come Today», un sencillo que al principió fue rechazado pero que acabó siendo un hit sin precedentes. Taj Mahal, otro negro residente de la casa, decía de ellos: “los Chambers no eran tan solo una buena banda. Eran un acontecimiento”. Empezaron cantando en Misisipi los tres hermanos, Lester, Willie y Joe, alentados por sus padres que, junto a un par de primos, formaron los Little Chambers Brothers. En aquella época ganaban cada concurso al que se presentaban. Sus afinaciones armonizaban de una forma natural y vistosa creando un muro de sonido deslumbrante. Cimentaron esa virtud en sus influencias gospel y también en el country y la música blanca de raíces que escuchaban cada semana en el programa Grand Ole Opry.

Cuando su hermano mayor George se trasladó a Los Angeles, toda la familia decidió mudarse allí, y una vez instalados, los cuatro hermanos empezaron a campar sueltos por los ambientes más libertinos de la ciudad. Sus almas hipersensibles acostumbradas al hostil ambiente segregacionista del sur recibían ahora sol y libertad en dosis ingentes y esto los condujo a instalarse en la bohemia angelina donde maravillaron a todo el mundo con sus magnificas afinaciones. El Ash Grove los acogió en residencia y desde allí empezaron ampliar su campo de acción.

 

(El resto del artículo se puede leer en el libro Espíritus en la oscuridad. Viaje a la era soul de Andreu Cunill, publicado por la editorial 66 rpm).