RONNIE MCNEIR: Ronnie McNeir

RONNIE MCNEIR: Ronnie McNeir (RCA, 1972)

De joven fue un buen jugador de básquet, pero un accidente de coche le dejó las
rodillas inutilizadas y tubo que replantearse su futuro. Desde siempre había tenido un piano en su casa que había aporreado de oídas, influenciado por los sonidos de la radio e incapaz de seguir las estrictas y duras lecciones de música clásica que su madre le pagaba. Su padre le estimuló a presentarse a concursos de talentos y fue uno de ellos el que le dio la primera oportunidad con el tema «Sitting In My Class».

Pero en aquellos tiempos Detroit no le parecía un buen lugar para triunfar y decidió seguir el sendero del sol hacia California. Se estableció en Los Angeles y fue allí donde conoció a Kim Weston, cuando aún era una desconocida jovencita que entrenaba su voz en una iglesia local. Kim estaba casada con Mickey Stevenson, por aquel entonces un peso pesado de la industria a las órdenes de Motown, pero se acabó fugando con
Ronnie causando un gran alboroto en la industria musical.

El músico se convirtió en su director musical grabando sus primeros temas para Stax. De pronto Ronnie estaba en boca de todos como talentoso músico capaz de tocar cualquier instrumento. Su aventura con Kim acabó pero Ronnie fichó por RCA y empezó su carrera como artista propio con un futuro prometedor por delante. Clarence Paul, mentor de Stevie Wonder, le introdujo en el arte de los teclados eléctricos y muy pronto empezó a dominarlos y gracias a ellos pudo construir un lenguaje basado en la elegancia y el ritmo. Métrica sofisticada y una producción templada entre el funky lento de Curtis Mayfield, el magnetismo de Leon Ware y las producciones de principios de los setenta de Marvin Gaye. Ronnie vacilaba a medio camino entre Los Angeles y Detroit, y de las dos ciudades siempre escogía el lado refinado.

(El resto del artículo se puede leer en el libro Espíritus en la oscuridad. Viaje a la era soul de Andreu Cunill, publicado por la editorial 66 rpm).