MAJOR LANCE: The Monkey Time

MAJOR LANCE: The Monkey Time (Okeh, 1963)

MAJOR LANCE - The Monkey Time

El ambiente musical que reinaba en las calles del Cabrini Green Project y su centro neurálgico, el parque Seward, tenía que dar sus frutos antes o después. En la zona norte de Chicago, alejado del southside y el ajetreo del Record Row, los trileros vocales practicaban harmonías constantemente. Por ahí andaban Jerry Butler, Otis Leavill, Curtis Mayfield y por supuesto Major Lance. Aunque en aquellos tiempos Major prestaba más atención a su gran afición al boxeo mientras lo compaginaba con la música practicando con su grupo, el combo de gospel The Harmonaires.

En una vieja nota de prensa de sus inicios se descubría qué le hizo cambiar los guantes por los micros: «Realmente pensaba que era alguien en el ring hasta que me peleé con un chico que me demostró que a lo mejor estaba equivocado. Ahí es cuando decidí intentar ser cantante profesional. Tuve claro que prefería cantar con todos mis dientes que estar dentro de un cuadrilátero sin ellos». Una vez tomada la decisión lo primero que hizo es intentar convencer a Carl Davies de Okeh records que, con su voz y las composiciones de su amigo Curtis, podían llegar muy lejos. Pero Carl consideraba su voz débil y necesitada de unos buenos coristas para reforzarla y, sin conocer las grandes habilidades compositivas de Curtis Mayfield, no intuía demasiadas posibilidades en el cantante. Pero Major se pasaba el día en las oficinas de Okeh dando la brasa hasta que Carl accedió a grabarle un tema de Curtis.

La primera canción fue el tema «Delilah », que no pasó de ser un hit regional en la zona de Chicago. Algo más tarde hicieron una segunda sesión en la que grabaron «Mama Didn’t Know», «Monkey Time» y «Please Don’t Say No More». Ninguno de ellos estaba preparado para el vendaval que causarían esas canciones: «Monkey Time» vendió más de un millón de copias. Major aún trabajaba en una droguería como dependiente y tuvo que ir corriendo a comprarse un par de trajes para salir a la carretera y demostrar sus habilidades en el Chitlin’ Circuit.

 

 (El resto del artículo se puede leer en el libro Espíritus en la oscuridad. Viaje a la era soul de Andreu Cunill, publicado por la editorial 66 rpm).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s